Pontevedra 2016 se despide tras seis días del mejor piragüismo

0
546

Un sol radiante presidió la última jornada de los Campeonatos de Europa Pontevedra 2016. Fue una jornada más breve que las anteriores, con solo tres pruebas… ¡pero vaya tres pruebas! La armada española firmó sendos dobletes en C-2 y K-2 y termina la competición élite con un saldo de siete medallas, de las que cuatro llevaron sello gallego. Fueron tres triunfos en total, todos ellos conseguidos por deportistas de la comunidad autónoma: Tono Campos, solo y con José Manuel Sánchez, y la pareja Iván Alonso-Diego Piña fueron los grandes triunfadores ‘locales’.

Pero los Europeos de Pontevedra también quedarán en el recuerdo para Óscar Graña y Ramón Ferro, que consiguieron su 18ª medalla internacional. Y, por supuesto, para la heroína local, Raquel Rodríguez, que logró ser profeta en su tierra subiendo al tercer cajón del podio en C-1 senior. Lara Outón, bronce en C-1 junior, aspira a convertirse en el relevo natural de la pontevedresa.

Tras la disputa de la última prueba (K-2 masculino) se celebró la habitual ceremonia de entrega de medallas y, a renglón seguido, una sobria ceremonia de clausura, en la que participaron la concelleira de Deportes de Pontevedra, Anxos Riveiro; el presidente de la Federación Española, Juan José Román; el co-presidente del Comité de Honor, Albert Woods; y el vicepresidente de la Federación Portuguesa, José Sousa. El dirigente luso recogió el testigo (la bandera, en este caso) como próximo organizador de los Europeos de Maratón.

Han sido seis días de competición al máximo nivel, en un entorno natural privilegiado y con unas condiciones meteorológicas inmejorables para el numeroso público que se congregó jornada tras jornada a ambas orillas del Lérez. Pontevedra 2016 se despide con una inmensa gratitud hacia todos aquellos que han hecho posible este espectáculo. Es momento de reconocer el trabajo silencioso de voluntarios, la seguridad, patrocinadores, instituciones, público… Y es momento también de reponer fuerzas y pensar en el próximo desafío: ¿El Mundial quizá?