Merchán logra la tercera medalla española de la jornada e Iván Alonso termina cuarto en K-1

0
613

El tercer día del Campeonato de Europa de Maratón Élite se cerró para España con el sabor agridulce de la plata de Emilio Merchán y la cuarta posición de Iván Alonso en la última prueba del día, el K-1 masculino. Tercera medalla nacional después del oro de Tono Campos y el bronce de Raquel Rodríguez.

Merchán rozó incluso la victoria en una prueba de K-1 espectacular, pero no pudo en el esprint final con el portugués Ramalho. Pese a todo, “podría decir que sabe casi a oro -aseguró-, sobre todo por cómo se ha desarrollado la prueba. Ha sido una carrera muy dura, pero también la gente fuera lo ha disfrutado. En el último porteo el húngaro me tocó un poquito, sin ninguna intención, me desequilibré y me dio miedo de caer al agua, pero no influyó en el resultado. Yo creo que el tercer puesto no peligraba, pero poder luchar por todo era el sitio donde quería estar”.

Para el zamorano, “ha sido una prueba de carácter, de no especular. Nos conocemos y sabemos quiénes dan la cara y quiénes van, como decís en Galicia, tipo lamprea, aprovechándose de los esfuerzos. De hecho ha habido cerca de dos minutos de diferencia con el segundo grupo. Los tres más fuertes nos hemos juntado desde el principio y no nos hemos dejado nada en el tintero”.

Merchán incidió en el factor ambiental, aunque subrayó que “seguramente estaba más cerca de casa Ramalho que yo, pero cuando oyes animación es bueno para todos”. Para el nuevo subcampeón de Europa, “lo triste es estar a veces en lugares en los que prácticamente estamos solo los palistas viéndolo”.

 

Segunda oportunidad para Iván Alonso

No fue ni mucho menos la carrera soñada de Iván Alonso, pero él mismo se encargó de subrayar que “no deja de ser una cuarta posición en un Campeonato de Europa y viene mucha gente a lo mismo. El objetivo es siempre aspirar a lo máximo y hoy no se dio. Es verdad que venimos de muchos años atrás consiguiendo medallas y siempre hay un punto en el que tienes que dar un paso atrás para seguir adelante”.

Para el tudense, una de las claves estuvo en la salida. “Es muy importante, con la corriente y el viento en contra, y de los cinco primeros fui el que salió más a la derecha; me perjudicó bastante porque me complicó engancharme a la cabeza de carrera. Cuando ya vas atrás te entran muchas dudas, al final el esfuerzo de las primeras vueltas se paga y acabas peleando en el grupo en el que estás”, explicó al final de la prueba.

Ahora toca pasar página y pensar en el dobles, donde parte entre los favoritos formando pareja con Diego Piña. “Tanto en el K-1 como en el K-2 el objetivo era ir a por las medallas, con el sueño de alcanzar el oro, pero al final se tiene que dar el día también”, declaró Alonso. “Hoy es un golpe un poco duro para mí, pero ya estoy con ganas de remar mañana en el K-2. Ahora toca descansar, recuperar con el fisio, arroparse un poco con la famiila y a pensar en mañana”.